Dulces de Navidad 1: Tiras de naranja y chocolate

Esta es la receta que hace que mi casa huela a Navidad. 

Llevo haciéndola para estas fechas todos los años desde hace al menos 25 (sí, tan vieja soy) a veces unos días antes de Nochebuena, otros la semana entre Navidad y Nochevieja, pero siempre, ese olor que inunda la cocina, me transporta a un lugar dulce y hogareño.

Aviso de que no es una receta precisamente “saludable”, porque contiene bastante azúcar (por muy integral que sea), así que es para un consumo ocasional y muy moderado. A mí me alimenta el alma. Y mi familia está encantada cuando se las llevo porque, en cualquier caso, estoy segura de que es mejor que muchos dulces ultraprocesados que circulan por las mesas estas fechas…

Aunque pueda parecer un poco laboriosa a priori, en realidad es super sencilla y, de verdad de verdad, que merece la pena, aunque sólo sea porque la cocina va a oler de maravilla durante unos días 😉

Los 2 únicos requisitos importantes son:

  • Que las naranjas sean ecológicas (o al menos, no enceradas)
  • Que el chocolate sea de calidad, y cuanto más porcentaje de cacao lleve, mejor

Necesitamos:

6 naranjas (si tienen la piel gruesa mucho mejor)

2 tazas de azúcar integral o de coco (yo he usado panela integral de comercio justo)

4 tazas de agua

6 clavos de olor

6 vainas de cardamomo

1 vaina de vainilla

400 g de chocolate para fundir (de al menos 70% cacao) 

Qué hacemos:

Lavamos muy bien las naranjas y cortamos la piel en 4-6 trozos

Ponemos a hervir las cáscaras cubiertas de agua junto con las vainas de cardamomo y los clavos, durante unos 10 minutos

Las escurrimos bien y reservamos

Ahora ponemos en la cazuela las 4 tazas de agua con el azúcar y la vaina de vainilla, y cuando rompa a hervir añadimos las cáscaras escurridas (clavos y cardamomos incluidos)

Lo mantenemos hirviendo 10 minutos (y aquí es cuando flipas con el olor que desprende)

Dejamos que se enfríe en la misma cazuela y lo mantenemos allí tapado hasta el día siguiente. Pasadas 24 horas (aproximadamente), repetimos la operación de hervirlo durante 10 minutos y dejarlo enfriar y reposar. 

Este proceso hay que repetirlo al menos 3 días.

Al tercer día, escurrimos las cáscaras, que habrán quedado blanditas y bien impregnadas del almíbar, y las dejamos secar, extendidas sobre un papel de horno (el color puede quedar feo, es porque hemos usado azúcar integral, pero nos da igual porque no se van a ver ;-))

Las cortamos en tiritas de un dedo aproximadamente

Fundimos el chocolate al baño Maria (es importante que el agua nunca toque el chocolate) y bañamos las tiras en el chocolate, poniéndolas después sobre un papel encerado (o papel de horno)

Otra opción sería preparar nuestra propia cobertura de chocolate, fundiendo a partes iguales manteca de cacao y pasta de cacao y añadiendo sirope de arce

Ahora ya, dejamos que se enfríe y endurezca el chocolate

…y a disfrutarlas!

Se conservan bien en la nevera varios días.

Os dejo aquí un pequeño vídeo del proceso (con el que me estreno en YouTube, jejeje…):

¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.