Blue Dream: Smoothie Azul con Spirulina Blue

Tenemos ya el verano casi casi a la vuelta de la esquina, y el verano es azul 😉  O al menos este es un color que yo, no sé por qué, asocio al verano: en decoración, en ropa… y ¿en comida??

No sé si me pasa sólo a mí pero me resulta raro comer algo de color azul… Arándanos, moras? Quizá sea lo más parecido. La cuestión es que hacía ya un tiempo que llevaba viendo en Instagram los famosos “unicorn smoothies” (capas arcoíris en distintos colores pastel) y smoothie bowls de un color azul imposible. Y descubrí que la responsable de esos tonos alucinantes era la espirulina azul (spirulina blue), o más bien azul de espirulina, porque realmente es un pigmento azul, la ficocianina, que se extrae de esta conocida alga verde azulada (Spirulina platensis, S. maxima) con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Antes de nada, decir que no soy muy fan de utilizar superalimentos en forma de suplemento (habitualmente), ni creo que sus supuestas propiedades milagrosas puedan sustituir a una dieta saludable con alimentos reales y completos, pero… me gusta probarlo todo y experimentar con este tipo de cosas ¡qué le vamos a hacer! (jajaja!)

En cualquier caso, tengo que admitir que tanto la espirulina como la chlorella suelen formar parte de mi repertorio ocasional.

En fin, que si la espirulina azul me va a aportar una minimísima cantidad de beneficio a mi dieta (ya de por sí más o menos saludable)… bienvenida sea! Aunque sobre todo, a mí lo que me llamaba la atención era el color. Y después de varios días viéndola al pasar por delante en el lineal de superalimentos de una de mis tiendas habituales, un día ya no pude resistirme más a comprarla para experimentar.

Lo que es indiscutible es que como pigmento natural es inmejorable. Y, a diferencia de la espirulina completa (que es verde, y también tiene un pigmento increíble), ésta es insípida. Así que pensando y probando qué sabores podían quedar bien con este color (soy así de repelentemente neurótica) he llegado a esta mezcla que, al menos a mí, me ha convencido bastante. Vaya, que me parece deliciosamente golosa y refrescante! Porque si algo tiene el azul es que lo asociamos a algo fresco… o no? (no me puedo imaginar una sopa azul calentita🤢). Además no tiene ningún azúcar añadido. Y para peques, me parece una alternativa mucho más sana a esos helados “de nube” azules que venden por ahí.

Vegana, vegetariana, flexitariana, paleo… Esta receta no tiene lactosa, gluten ni azúcares añadidos (sólo los propios de la fruta)

Bueno pues sin más demora, que no tiene ninguna complicación,  preparad la batidora que aquí va:

Ingredientes

Para 2 raciones grandes o 4 pequeñas:

2 plátanos maduros congelados

2 tazas de piña congelada (preferiblemente en trozos pequeños, para triturarla mejor)

1/2 cucharadita de espirulina azul (spirulina  blue) en polvo

6-8 hojitas de menta o hierbabuena fresca

1/4 taza arándanos azules (pueden ser frescos o congelados)

2 cucharadas de coco rallado

1 cucharadita de manteca de coco

Una pizca de vainilla en polvo (opcional)

50-100 ml de agua, agua de coco o leche vegetal

Toppings al gusto: arándanos, frutas rojas, láminas de coco, granola o rawnola, polen de abejas, rodajitas de plátano…

Qué hacemos:

– Poner todos los ingredientes en una batidora potente, excepto los arándanos, de los que echaremos sólo 4-6 (si ponemos muchos oscurece demasiado el color). Empezamos poniendo poco líquido y vamos añadiendo más sólo si vemos que es necesario para que la batidora pueda triturar bien.

– Triturar hasta que quede una textura cremosa y uniforme. Añadir el resto de los arándanos y mezclar.

– Servir en un bol con los toppings que más nos gusten

Es importante que los plátanos y la piña estén congelados si queremos que quede una textura similar a un helado. Si no puede ser o se nos ha calentado demasiado al triturarlo, siempre se puede meter un ratito al congelador y luego remover bien.

Para servirlo, podemos presentarlo sólo, con los toppings que más nos gusten (frutas rojas, plátano, kiwi, láminas de coco, granola, polen…)

o bien combinarlo con un poco de pudding de chia* (en este caso puddings de chia de vainilla y de matcha)

 

*Rápidamente… os recuerdo la base para preparar los pudding de chia (hay que prever prepararlo con un poco de antelación):

Se mezclan 4 cucharadas de semillas de chia con una taza (250ml aprox) de bebida vegetal (almendras, avena, coco, arroz, avellanas, nuez…) y se remueve bien. En el caso del de matcha se añade una cucharadita de te matcha en polvo, en el de la vainilla 1/4 cucharadita de vainilla en polvo o esencia de vainilla. También puede añadirse cacao, fresas o frambuesas machacadas, etc…). Se deja reposar al menos 4 horas en la nevera y, al sacarlo se vuelve a remover bien. Si queréis que sea un pudding “top” podéis añadir unos nibs de cacao y mezclarlos cuando remováis.

Nutritivo, saciante, delicioso para el paladar y para la vista… vamos, para regalarse un capricho sin remordimientos 😉

Pues nada, imaginación al poder y espero que os guste!

 

Por cierto, si preparar un smoothie es demasiado y simplemente queréis colorear un yogur, basta añadir media cucharadita de spirulina blue y, por ejemplo, unos arándanos y voilá! (eso sí, sabrá sólo a yogur!)

 

 

Para saber algo más acerca de la espirulina:

-The antioxidant, immunomodulatory, and anti-inflammatory activities of Spirulina: an overview (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27259333)

-Anti-cancer effects of blue-green alga Spirulina platensis, a natural source of bilirubin-like tetrapyrrolic compounds (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24552870)

-Digestion by pepsin releases biologically active chromopeptides from C-phycocyanin, a blue-colored biliprotein of microalga Spirulina (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27084687)

-Phycocyanin and phycocyanobilin from Spirulina platensis protect against diabetic nephropathy by inhibiting oxidative stress (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23115122)

 

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.